zoclos
 
    toalleros
 
-
    calderas



 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 







Calefacción hidrónica / Pisos radiantes

 
 
CALEFACCIÓN   POR   PISO  RADIANTE
 
 
HOY POR HOY, EL MEJOR SISTEMA DE CALEFACCIÓN
 
La calefacción por piso radiante calienta primero los objetos, no el aire, brindando calor uniforme y confortable a todo su hogar. Pisos calientitos, operación silenciosa, seguridad y economía de operación son tan solo algunas de las ventajas que le ofrece una calefacción por piso radiante de Hábitat, el auténtico calor de Hogar.
 
CONFORT
 
El calor que irradia el piso calienta primero a las personas y los objetos, para después difundirse suavemente a toda la habitación, sin corrientes de aire ni áreas frías.
 
FLEXIBILIDAD
 
El piso radiante puede combinarse con cualquier otro elemento de calefacción hidrónica de acuerdo a sus necesidades de diseño. Puede colocar zoclos o radiadores en algún área con menos uso, toalleros radiantes en los baños, o radiadores de convección forzada en la cocina o escaleras.
 
Elija el medio de control que más le convenga: manual, por timer o por termostatos. Por habitación, por zonas o para toda la casa.
 
Sin problemas. El sistema es totalmente invisible, permitiéndole acomodar sus muebles con total flexibilidad.

ECONOMÍA

 
La calefacción por piso radiante ofrece hasta un 40 % de ahorro respecto a otros sistemas de calefacción. El calor se localiza donde se necesita, cerca del suelo, no junto al techo como en los sistemas de aire caliente y se irradia directamente a las personas, lo que permite temperaturas de confort hasta 4°C por debajo de las necesarias con estos.
 
La caldera para calefacción HERGOM provee calor con una eficiencia superior al 90%, la más alta del mercado; el agua caliente se distribuye por delgadas tuberías perfectamente aisladas, aprovechando al máximo la capacidad del agua para transportar 3400 veces más calor que el aire, y reduciendo las perdidas de calor al mínimo. Para mover el calor se emplean recirculadores de agua con una potencia menor a 1/9 HP, lo que resulta en un gasto de electricidad mínimo.
 
Colocando termostatos de área es posible controlar de manera independiente la temperatura en cada habitación, o incluso apagar la calefacción donde no se requiera.